La Cronología X-185: líneas generales

La Cronología X-185: líneas generales

Basada en la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy

Índice

Origen de la línea de la Cronología X-185
Los nuevos patrones
555 años que son tres saltos de 185
Nuevos elementos
El significado de Cristo, y de Israel, el proyecto del Reino de Dios

 

LOG x185

Nota aclaratoria

Tal como resaltan los profesores Fomenko y Nosovskiy, reconstruir la historia requiere prudencia, y el trabajo principal de la Nueva Cronología son los métodos de datación empleados y sus resultados. En este sentido, por otro lado, es digno de resaltar que la motivación para reescribirla es inevitable, y es necesario hacer un esfuerzo para trabajar en ello, porque sin una lógica histórica no es posible acabar de contrastar, realmente, todo lo que representa esta investigación. Con esta voluntad, constructiva pero a su vez según como pragmática, se presenta la aportación que hace la Cronología X-185. No es otra versión, respecto a la propuesta por los profesores rusos. Es un complemento que incorpora nuevos elementos, y repiensa otros. Es inevitable seguir este proceso, si se quiere avanzar. Si es necesario (y lo será), se rehará de arriba a abajo, hasta donde sea posible.

La línea de la Cronología X-185 trabaja los patrones de los saltos cronológicos de la historia oficial que identifica la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy, con la atención puesta en Europa Occidental, así como el análisis de mapas y textos que, por su contenido o intencionalidad, son relevantes para la comprensión de la historia anterior al siglo diecisiete. En esta reconstrucción complementaria, se identifican razones para concentrar aún más el tiempo antiguo, y para situar en un tiempo más reciente la reconstrucción integral de la historia. Además, se pone en primer plano a Egipto, el Templo de Salomón y el Preste Juan, representado en los poderes de la Casa Imperial de Etiopía, y hace de su poder la autoridad del Papa de Roma, relacionándola con la del gran kan mongol, Gengis Kan.

Origen de la línea de la Cronología X-185

El primer contacto serio del autor de esta investigación con la Nueva Cronología comienza en 2014, y el inicio de la colaboración desinteresada con los matemáticos rusos establece el verano del año 2015, mediante la inestimable col ración de la profesora Vera Bani. Antes, hay una investigación previa que analiza la historia, que concluye que está mal explicada, o manipulada, y la Nueva Cronología no es todavía objeto de atención real. El encuentro con la Nueva Cronología es una consecuencia del interés por la historia de los catalanes, en la que se encuentran numerosas incongruencias ignoradas por la historiografía española. A partir de entonces, se inicia un proceso de investigación y comprensión de la historia global, que se contrasta con la Nueva Cronología, en el que se pone a prueba la fuerza de la documentación oficial respecto al planteamiento objetivo, y al mismo tiempo radical, de los fundamentos científicos y los resultados del trabajo realizado por Fomenko y Nosovskiy.

Entre los años 2015 y 2017 se trabaja el encaje de las historias de los pueblos de Europa Occidental, poniendo especial cuidado en el entorno de la lengua romance u occitana, de la que deriva el catalán. De estas tierras proviene gran parte de la esencia del pueblo judío rabínico, antes de su éxodo hacia el resto de Europa y del mundo. Pero, a lo largo de esta investigación, se encuentran otros agentes de la historia que pasan a formar parte del puzle que debe recomponer la Nueva Cronología. Un ejemplo es el papado de Aviñón, que el análisis estadístico de Fomenko y Nosovskiy asimila al exilio bíblico del pueblo de Israel en Babilonia. Aviñón se convierte en un proyecto cristiano, oficialmente, que se hace fuerte cuando la Orden de San Juan Bautista hace suyo el proyecto y los bienes de la Orden del Templo de Salomón. Ambas órdenes lucen una cruz roja, y ambos poderes se hacen fuertes en las tierras mencionadas, en una época en que la comunidad judía manifiesta su máximo progreso y reconocimiento global. Se desconoce su relación real con Aviñón, pero el sentido común apunta a la evidencia de una complicidad no reconocida. Asimismo, también se encuentra la comunidad cátara, que cae en la misma tierra y en un tiempo contemporáneo al declive de los templarios, siendo unos hechos vinculados con los cismas cristianos que conducirán a la ruptura con la autoridad del Papa de Roma, unos siglos más adelante. Pero eso no es todo. Se conoce que, con la venida de los sarracenos a estas tierras, llegan a Occitania los judíos de Babilonia, de un lugar que no puede ser otro que El Cairo, en los siglos ocho y nueve, estableciéndose de esta forma en la frontera medieval entre los pueblos cristiano y mahometano. Y se conoce que, en esta misma época, se implanta la cristianización en Europa de la mano de la Orden Benedictina, desde el monasterio de Aniana, junto a Aviñón. Es decir, de un modo aparentemente inconexo, aparecen los sarracenos, los judíos y el cristianismo monástico en Aviñón, antes de ubicarse allí la Orden del Templo de Salomón y, luego, el papado. Es realmente sugerente, en la medida que existe un gran substrato románico, antes del gótico, que tiene de epicentro esta tierra occitana. Sea como fuere, sin embargo, desde Moscú estos hitos no se han investigado lo suficiente.

Estos episodios representan gran parte de la historia oficial de la Europa medieval, junto con el traslado de los poderes benedictinos a Borgoña, alrededor del culto a María Magdalena, en unas tierras de las que surgirá la Orden del Toisón de Oro, la máxima autoridad de los monarcas Habsburgo (que según la historia oficial llegarán a ser también españoles y portugueses).

Por esta razón, , comprender e interpretar todas estas piezas centra la investigación de los primeros años dedicados a la Nueva Cronología. Entender qué hay de cierto y de correcto detrás de todos estos hechos, entendidos como piezas de la historia que se debe repensar, es el propósito de la investigación principal que, de un buen inicio, guía la reconstrucción que pide el mapa cronológico alternativo de Fomenko y Nosovskiy.

Asimismo, a lo largo del año 2017, siguiendo los hilos de la curiosidad, se crean interrogantes y contradicciones, a los que se busca dar respuesta, y el alcance del trabajo adquiere una nueva dimensión. La historia de Europa, que la Nueva Cronología establece, requiere construir los poderes de Aviñón desde Babilonia, y Babilonia se encuentra en el Nilo, tal como dan testimonio todos los mapas medievales que se han conservado. Incluso, en algunos de ellos se dibuja una alta torre, que representa a la Torre de Babel. De acuerdo con la Nueva Cronología, esta ciudad sería realmente Constantinopla, y la “torre” sería simbólica, pero los mapas dicen otra cosa. 

Los mapas a los que se hace referencia se datan en los siglos catorce y quince oficiales, en un escenario liderado por dos mundos, tal como refleja su simbología: a) el de las lunas, que corresponde a la órbita mahometana; y b) el de la diversidad de emblemas de la cristiana, donde predominan cruces y leones. Y en Egipto hay implantado un tercer mundo, que los unifica los dos, con lunas y leones, o soles. Según dice la historia oficial, el poder mameluco controla Egipto y este gran ejército convive con cristianos, mahometanos y judíos. Pero en todos estos mapas aparece un elemento singular. Es común observar la presencia de símbolos que hoy se consideran papales, pero en el Alto Egipto y los luce el personaje del Preste Juan. Destaca la triple cruz y la tiara, que en determinados casos luce una triple corona. En cambio, en ningún mapa equivalente se encuentran los símbolos en las tierras de Roma o Aviñón. Parece que el Papa se haya duplicado, o que luego se fusionasen dos iconos en uno. Es sorprendente, como lo es el hecho de que el cuerpo de los historiadores del medievo lo encuentre normal y se aferre al discurso de la imaginación desmedida de los cartógrafos, que según se cuenta se imaginaban al Papa en Etiopía. Asimismo, éste es un elemento a considerar, pero no el único ni el principal. Estos mapas, y este escenario histórico, de acuerdo con la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy, sólo pueden corresponder con los siglos dieciséis y diecisiete reales, ya que según ellos la división del imperio antiguo entre los bloques de Oriente y Occidente tiene lugar en el siglo quince real. Y esta reflexión conduce a una nueva hipótesis. La historia oficial de los siglos trece al quince se corresponde con unos hechos que conviene contextualizar en los siglos dieciséis y diecisiete reales, mientras que los siglos dieciséis y diecisiete oficiales son en gran medida una reconstrucción ficticia.

El escenario que esto representa es compatible con la Nueva Cronología moscovita, en la medida que confirma el inicio de la colonización europea en la segunda mitad del siglo diecisiete, coincidiendo con la aparición de los poderes del Vaticano, y la invención del Renacimiento, que se envía al pasado. Pero al mismo tiempo cuestiona otros elementos principales de su mapa cronológico. Según este planteamiento, tiene sentido que la obra de la Compañía de Jesús comience después de la caída definitiva del imperio, que tiene lugar a mediados del siglo diecisiete, no antes, y que se concentre en el siglo dieciocho. Es decir, según como, no tiene sentido que empiece entre los siglos dieciséis y diecisiete, y sí lo tiene que se concentre en el dieciocho. De lo contrario, complementariamente, esta hipótesis derivada traslada la atención de los hechos de la Batalla de Troya a los siglos catorce y quince reales, y los fusiona con los de la división del imperio original, por lo que se plantea la opción razonada de hacer coincidir estos acontecimientos.

Resultado de este replanteamiento del escenario en los siglos quince, dieciséis y diecisiete reales, se confecciona un dossier documental que le da forma, que se titula Hipótesis X-185, en la medida que se reconoce un salto de 185 años entre los siglos quince y diecisiete. Por el camino, esta aproximación paralela se complementa con más pruebas, evidencias y documentos, y se identifica un hilo de Ariadna en el relato del Apocalipsis. Todos estos hilos se enlazan y apuntan a darle validez, y se incorpora al linaje de la Casa Imperial de Etiopía, que custodia el Arca de Salomón, así como un relato detallado de la raíz de la “descubrimiento” de América, que se ve soportado por la lógica argumentada de un salto en el tiempo en el que se encuentra, de forma preferente, la Orden del Templo de Salomón medieval. De repente, varios interrogantes tienen respuesta, y se plantean nuevos interrogantes, así como la necesidad de pulir la reconstrucción realizada hasta entonces desde Moscú.

El trabajo y las hipótesis que esto genera se envían a los profesores Fomenko y Nosovskiy, y se publican en su web oficial en el año 2018. Desde entonces, a instancias de los profesores rusos, se decide abrir la puerta a la investigación de esta línea, y se pide no confundir ambas líneas de investigación. La primera y principal pasa a llamarse “Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy”, y esta segunda y complementaria, a iniciativa del autor, “Cronología X-185”. A lo largo de los años 2018 y 2019 se ahonda en estos actores, y se acaba de dar forma a esta nueva línea, a la par que se avanza en la comprensión de las razones y los fundamentos últimos de esta desconcertante gran manipulación.

De este modo, una investigación que empieza casi por casualidad se envuelve de gran confusión y, luego, aparecen grandes respuestas, en un proceso que apenas ha empezado a dar forma a la historia real, incorporando a los nuevos agentes y a los grandes acontecimientos citados. Por el camino, se publican docenas de trabajos en la web oficial de la Nueva Cronología, se confecciona una representación gráfica de sus principales aportaciones, y se realizan varias conferencias que exponen sus lineamientos, en un ejercicio de resistencia según como realmente incómodo por la gran cantidad de escepticismo que despierta. Por otro lado, en gran medida gracias a sentidos y puntuales apoyos personales, se supera esta atonía generalizada y se sigue adelante con la investigación.

 

Los nuevos patrones

La Cronología X-185 incorpora unoss patrones que ayudan a comprender de qué modo se comprende la historia oficial dilatada, en este caso desde el siglo ocho:

  • Patrón de mil 185 años. En primer lugar, la línea X-185 sitúa el inicio del calendario cristiano en el año equivalente al 1185, adoptando de este modo el trabajo desarrollado por la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy. Se concibe un calendario que tiene por año cero el equivalente al 1185 oficial (hace poco más de ocho siglos), pero en determinado momento se le añaden 1000 años y, luego, otros 185. Los mil años se crean para el diseño de la autoridad de la paz de Cristo, y los 185 para reconstruir el lapso histórico que substituye una era por otra que incluye otra historia, que se convierte en los siglos dieciséis y diecisiete europeos.
  • Patrón de 185 años, que escriben 555. En segundo lugar, la historia oficial crea, en medio de esta dilatación, tres crónicas sucesivas de una única crónica de unos 185 años reales, creando unos distorsionados 555 años (185 x 3 = 185). En los primeros 185 se ubica a la Orden del Templo de Salomón; en los segundos a la expansión de la República de Génova por todo el imperio marítimo; y en los terceros se hace de la Banca Genovesa la protagonista, al servicio del Imperio Español.
  • Patrón de ocho siglos. Y, en tercer lugar, la historia oficial de Europa y de Oriente Medio traslada al siglo ocho y nueve los hechos de los siglos catorce y quince reales. La llegada del pueblo sarraceno, proveniente de Egipto, liderado por Musa (Moisés), junto con la venida de los Exiliarcas judíos de Babilonia hasta Narbona, coincide con la llegada de María Magdalena y del Arca de la Alianza hasta Occitania.

En conjunto, este triple patrón es la esencia del reajuste cronológico que aporta esta investigación. Se trata del pilar de la historia de Europa, esencialmente, que empalma con otra proveniente de Oriente. Antes, se encuentra el desarrollo civilizatorio, clásico, que se considera de influencia egipcia. Después, en este caso después del imaginario histórico medieval, desde el siglo ocho oficial, renace la historia cristiana de Europa con las gestas de Carlos Martel y Carlomagno. Este es el eje principal que aquí se reconstruye, que coloca el verdadero inicio de esta segunda etapa a finales del siglo catorce real. Es decir, los siglos ocho al trece se refieren a hechos reales que empiezan, apenas, a finales del siglo catorce. Por el camino, de un año cero real (que hace referencia al inicio de la expansión del imperio sacerdotal egipcio), se pasa al año 1185, resultado de dos añadidos deliberados, de 1000 y 185 años.

Recapitulando, esta reconstrucción resuelve de este modo el lapso histórico que la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy identifica, en lo referente a los siglos de la emancipación real de las naciones europeas, que se inicia en el siglo quince real, y se materializa en el siglo diecisiete. Y no empieza en el siglo ocho, con la génesis del Imperio Carolingio, como afirma la historia oficial. Empieza 260 años después del año cero real, que representa el inicio de la gran expansión de la gloria de Egipto, y esto ocurre 835 años antes del año oficial 2020, es decir, en el año 1185 oficial. La línea X-185 lo resuelve de este modo, y a su vez identifica una etapa medieval principal que es en gran medida real, que empieza alrededor del 1260 oficial y termina alrededor del 1492 oficial. Después, se le añaden 185 años y empalma con el 1677 oficial, y a partir de esta fecha se empieza a seguir el hilo de la historia real. Los siglos intermedios se han llenado de literatura, que en parte hace referencia a hechos reales, del mismo modo que todo lo que ocurre con la etapa anterior a 1260, especialmente a partir del siglo once.

El año 1260 oficial es crucial, tanto en la historia de Europa como en el Apocalipsis. En la historia de Europa representa el salto de la gran inestabilidad mongol a la Pax tatárica, que da pie a la Ruda de la seda y rememora Marco Polo. Pero también representa la alianza entre Oriente y Occidente, que hace posible el primer mercado global de la historia humana y genera gran prosperidad, en todos los sentidos. En este instante aparece en Etiopía la Casa de Salomón, que distingue a sus emperadores hasta la actualidad, siendo los mismos que tutelan, en Axum, el Arca de la Alianza. Y esta Arca hace referencia a esta alianza, tal como han descifrado Fomenko y Nosovskiy y corrobora la línea X-185. Es el Arca bíblica, y su verdadero garante ha sido siempre el kan de kanes espiritual: el Preste Juan de las Indias, desde que se estableció en Etiopía. El Apocalipsis, en su capítulo 11, informa de este gran acontecimiento, y nos dice que tiene lugar en el 1260.

Figura. Equivalencias entre el calendario cristiano real y el oficial

Figura C - CALENDARIO cast

Fuente: elaboración propia

Tal como se observa en la figura anterior, la gran antigüedad politeísta se desarrolla a lo largo de tres siglos de expansión, si bien tiene un origen anterior incierto que se remonta al pasado, del cual nos han quedado restos poco o mal documentados. A partir del tercer siglo de expansión empieza la verdadera Edad Media, que se documenta haciendo referencia al gran dios emperador que inició la gloria del imperio, asimilado a un Cristo o Ungido original. Y tras dos siglos y medio empieza la verdadera modernidad, que tras poco más de tres siglos de evolución nos conduce al año 2020. Por el camino se han añadido 1185 años, según el calendario cristiano. En realidad, de acuerdo con esta reconstrucción, el año 2020 se corresponde con el 835.

Asimismo, esta reconstrucción, en lo concerniente a la historia judía, afecta a la autoridad sefardí castellana, portuguesa, catalana y provenzal, así como argelina, que la historia oficial ha ubicado en los siglos trece y catorce especialmente. Del mismo modo sucede con la ocupación árabe nazarí de Granada, que empieza en el siglo trece y termina en el quince, concretamente en 1492. Es decir, su aparente extensa autoridad medieval, como le ocurre a la vocación cristiana, también se ve drásticamente reducida, aunque ambas tradiciones empalman con la historia anterior de Oriente. En cambio, la Europa cristiana tiene sus raíces culturales en la expansión colonial egipcia y griega de la antigüedad.

Figura. La génesis judía y nazarí en Iberia según el patrón 185 = 8 siglos

Figura A - IBERIA cast

Fuente: elaboración propia.

Ambas realidades se deben desplazar 185 años más adelante, de modo que se debe empalmar el 1492 con el 1677. Por tanto, la historia de estas tierras ha construido un relato oficial que empieza en el siglo ocho, con la ocupación sarracena de Iberia, que llega hasta el actual sur de Francia, pero se trata de una dilatación deliberada de la historia real, en la misma línea que trabaja la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy.

El calendario hebreo, a su vez, hace un proceso similar. A partir de una gran gesta que honora al pueblo judío inicia su propio calendario, al que luego añade 5.000 años, hasta la Creación. Según este planteamiento, restándole los 3760 años de diferencia que se lleva con el calendario cristiano después de Cristo, informa que su año 0 es el equivalente al 1240, veinte años antes de 1260. Y estos hechos se trasladan a la gran lucha mongol en el corazón de Europa que precede a la ocupación mameluca de Egipto, en el 1250 oficial. Los mamelucos, al igual que los hebreos, la historia los hace esclavos de Egipto. De este modo, se comprende que de allí surgiese el gran proyecto con las Tablas de la Ley, hacia la Tierra Prometida, y que entonces empiece la gloria de Israel. Luego, de la mano de los católicos romanos, los judíos aceptan añadir 185 años a su calendario, y reconstruir parte de su pasado. Por esta razón, tras los nefastos siglos catorce y quince que la historia oficial transforma en su implacable estigmatización, reaparecen con gran autoridad en la Europa de los siglos diecisiete y dieciocho. Ellos también han añadido 185 años. Las cinco escuelas de la gran sinagoga de Roma, la catalana, la siciliana, la castellana, la nueva (o italiana) y la del Tempio (o romana), que persisten hasta el siglo diecinueve, dan fe de la connivencia entre las autoridades católicas y judías, pese a su estigmatización, persecución, obligada conversión y posterior genocidio.

Figura. Correspondencia entre los calendarios reales y oficiales, cristiano y hebreo

Figura D - CALENDARIOS cast

Fuente: elaboración propia.

De este modo, la historia judía del pueblo hebreo, desde los tiempos de Moisés, ha durado seis siglos reales.

555 años que son tres saltos de 185

La línea X-185 desarrolla la tesis de que los 555 años oficiales que separan al siglo once del diecisiete, en lo concerniente a la historia cristiana de Europa, se corresponden a 185 años de entre los siglos trece y quince oficiales. Se ajusta a la etapa de mayor expansión y estabilidad del desarrollo político, económico e institucional de la Edad Media oficial, que no está exenta de grandes guerras, que acaban por levantar fronteras. En este sentido, se corresponde con la Pax mongólica de los siglos trece y catorce oficiales, gracias a un pacto que sería el del Arca de la sabiduría, de Salomón. Según la línea X-185, la división del Imperio entre la Horda y los Otomanos que la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy identifica con el año 1486 apocalíptico, sería en realidad el pacto del Arca de la Alianza, que también aparece en el Apocalipsis, en el capítulo 11.

Se construyen 555 años sobre tres etapas de una era icónica de 185 reales, que desde entonces restará oculta en este código cronológico. La intención es separar a la Orden del Templo de Salomón (primer ciclo de 185 años) del papado de Aviñón y de la expansión de la República genovesa (segundo ciclo, haciéndolo coincidir con el espacio histórico de la Orden de San Juan Bautista), así como de la banca genovesa al servicio del Imperio Español (tercer ciclo). Es la historia del Preste Juan de las Indias, el garante del Arca y el linaje de la Casa Imperial de Etiopía, de la Casa de Salomón, el precedente de los poderes universales del Papa de Roma. De este modo queda para siempre más oculta la verdadera identidad real de los llamados templarios, que en realidad habrían persistido hasta el año 1677 real, y no habrían sido intervenidos en el 1307. Siguiendo este patrón:

  • La etapa que cubre los años 1116 a 1307 oficiales, correspondiente a la fundación y posterior desmantelamiento de la Orden del Templo de Salomón, se corresponde a los años 1486 y 1677 reales, con un salto de 370 años (dos veces 185). Dicho episodio incluye a los hechos de los cátaros y su posterior eliminación (ellos habrían sido los sacerdotes que habrían difundido la gloria del profeta Jesús bajo el ideal gnóstico, en un proyecto equivalente al introducido mediante los iconos de Buda y Krishna en Asia). De lo contrario, los cátaros esconden el verdadero y genuino Orden Benedictino original.
  • La etapa que cubre los años 1260-1453 oficiales, correspondientes a la alianza entre la República de Génova y el Imperio de Nicea con sede en Constantinopla, se corresponde también a los años 1445 a 1638 reales, con un salto de 185 años. Oficialmente, gracias a esta alianza, los templarios (convertidos en genoveses) se extienden por todos los dominios cristianos de Occidente, hasta el Mar Negro, ocupando tanto la capital del Imperio Romano (Constantinopla) como las principales ciudades marítimas, con importantes asentamientos en Barcelona, Crimea y Trebisonds. En sus inicios su gobierno occidental se establece en Aviñón, y se mantiene allí hasta el siglo diecisiete, siendo una etapa de gran prosperidad para la comunidad judía. El gobierno oriental se establece en la isla de Rodas, hasta el año 1708 (no en 1523). Dicha etapa es la de la Orden del Templo de Salomón, que se hace equivalente a la de la Orden de San Juan Bautista en Rodas, pero, el recorrido oficial de la segunda, de 1312 a 1522, se debe entender entre los años 1497 a 1707 reales. Es decir, se trata de la expansión de la Orden del Templo salomónico, que la historiografía oficial ha desvinculado de la República genovesa, que en los últimos años actúa, en la órbita romana, bajo el nombre de Orden de Rodas o de San Juan Bautista. El cambio real del nombre de la orden, del Templo de Salomón a San Juan Bautista, tiene lugar a lo largo del siglo diecisiete, probablemente en los años 1309 y 1494 oficiales, que se deben de entender en el 1679 real. 
  • La etapa que cubre los años 1529 a 1714 oficiales, correspondiente al dominio español de los Habsburgo hispanos sobre la banca italiana, es una invención casi en su totalidad. En realidad, dicha etapa, idealizada con el auge de la banca genovesa, debe asociarse a la Orden del Templo de Salomón y, a partir del año 1679 real (el 1494 oficial), bajo la órbita de los Habsburgo, cuyo dominio estaría realmente relacionado con la autoridad de la llamada Corona de Aragón, liderada por los catalanes. El desenlace de la “Guerra de Sucesión Española”, en 1713, y la posterior reconstrucción integral de la historia, ensalzaría la castellanidad de la gloria de España y minimizaría la importancia de sus raíces catalanas, tanto en España como en la Corona de Aragón, que sería una creación del siglo dieciocho vinculada falsamente a una unión entre el Reino de Aragón y el Condado de Barcelona. Del mismo modo, se reescribe la gloria de Francia y desde allí se minimiza la suma importancia de los poderes provenzales y catalanes, los principales garantes del poder de Aviñón, que por otro lado lucen la misma bandera (tanto en la actualidad como en la Edad Media), estando ambos realmente vinculados con el linaje de María Magdalena (primero a través de los Anjou, y luego de los Aragón), tratándose en realidad del linaje del gran kan y de la Casa de Salomón, del Preste Juan. Por esta razón sobre ellos recae la dignidad de reyes de Jerusalén, según la historia oficial.

Es decir, se construirían tres historias de una que sería la principal, para ocultar el rastro de la Orden del Templo de Salomón en la historia de la Europa medieval, y todo lo que representa. La Orden sería trasladada al pasado y su fin se vería manchado por la acusación de herejía. En su lugar se crearía la gloria de la Orden de San Juan Bautista y el imaginario de la República genovesa y su banca, al servicio del Imperio Español bajo la autoridad castellana. Por otro lado, la historia de los judíos occidentales, y la de los árabes nazarís, se dilata en siete siglos, todos ellos desplazados 185 hacia el pasado, para eliminar, de este modo, cualquier relación temporal con alguno de los tres ciclos de 185 años mencionados.

Figura. Representación del Templo de Salomón según el patrón 185 = 555

Figura B - TEMPLO cast

Fuente: elaboración propia.

De este modo, se le da otro matiz a la interpretación realizada desde Moscú. Fomenko y Nosovskiy ven en los siglos dieciséis y diecisiete una gran distorsión, pero aquí se habla literalmente de una duplicidad, de un añadido. A su vez, Fomenko y Nosovskiy afirman que en el siglo diecisiete real Castilla y Portugal se apropian de una empresa que verdaderamente no les pertenece, y que desde el 1492 empieza la colonización, en nombre de un doble imperio. La línea X-185, en este sentido, reconoce que antes de 1677 ya había rutas oceánicas de templarios y otomanos, pero no necesariamente empiezan en 1492.

Por otro lado, debido a la interpretación moscovita, se llega a la conclusión de que algunos judíos no quisieron embarcarse hacia América, y ve allí el significado de su persecución, pero en esta otra versión la historia es distinta. Inicialmente sí que colaboraron, incluso con la expedición colonial que nace en 1677, pero dejaron de hacerlo a medida que se impuso el proyecto mesiánico, especialmente a partir del año 1725, cuando el Papa, fusionado con los poderes del Preste Juan, autoriza realmente la fundación de la Compañía de Jesús. Es entonces, y no antes, cuando empieza el verdadero calvario del pueblo judío fiel a sus tradiciones, a las que no quieren renunciar. Por esta razón, tras la gran manipulación, el judaísmo renace en la órbita anglosajona y se dirige a Norteamérica, escondiendo sus raíces, del mismo modo que en el siglo diecinueve aparece el sionismo político, que impulsará a la aparición del Estado de Israel en 1948, con el apoyo de los Estados Unidos, tras la fundación de las Naciones Unidas en 1945. Y del mismo modo proliferan, en el siglo diecinueve, las disputas entre los judíos caraítas y los rabanitas. Los primeros, cuyo número es muy menor, restan al margen de esta gran intervención histórica al estar asentados en Oriente, hasta Crimea, y se aferran a la interpretación sencilla de la Torah y la ley de Moisés, rechazando la Ley Oral rabínica y sus interpretaciones que se le dan en el Talmud. De algún modo, todo apunta a un gran conflicto asociado con la distorsión del texto sagrado, ocurrido recientemente.

Los judíos levantan su primera sinagoga en Rhode Island, en el sur de Boston, en 1763, años antes de la primera Declaración de Independencia de Estados Unidos, en 1776, en que se proclama la libertad religiosa y de comerciar, bajo el manto francmasón, en plena difusión masona de las glorias de la Orden del Templo de Salomón y del antiguo Egipto. Los judíos de Rhode Island participan del texto de la Declaración de Independencia estadounidense. De esta gran alternativa nace Washington y buena parte de la lucha despiadada por el control del poder, la riqueza, el oro y la plata que caracteriza a los piratas del Caribe, frente al saqueo español y portugués de América, para pagar los costes colosales de la empresa colonial y sus ejércitos. Entonces aparece, sin lugar a dudas, el germen del imperialismo económico capitalista. Rhode Island simboliza en cierto modo la nueva sede del Templo de Salomón, después de haberlo sido, durante siglos, en la isla de Rodas del Mar Egeo, donde se encuentra su sede militar medieval.

Nuevos elementos

Respecto a la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy, la línea X-185 introduce cinco elementos estructurales principales, y nuevos argumentos basados en pruebas y el racionalismo crítico.

  • Primero: el Preste Juan, en el siglo quince. Refuerza la relación de la expansión mongol y el establecimiento de una alianza, en el siglo quince real, tal como desarrolla la Nueva Cronología, en un pulso que dura varias décadas, y se inicia a finales del siglo catorce real. Pero alrededor de este pacto ubica un gran proyecto liderado por el linaje de un patriarcado sacerdotal, el Preste Juan, y el culto al santo sepulcro del último gran emperador en Palestina, Gengis Kan, en honor a la gloria de Dios que llegó gracias a sus proezas.
  • Segundo: el proyecto mesiánico de Jesús, en el siglo diecisiete. Este proyecto se mantiene hasta el siglo diecisiete, cuando el Papa de Roma pasa a diseñar el traslado de la autoridad del Preste al papado, para reconstruir la unidad de una cosmovisión religiosa y espiritual, dando pie a la colonización y al proyecto de la Compañía de Jesús bajo el manto de un Cristo transformado en el hijo de Dios, el Mesías. Detrás de esta mutación se encuentra la raíz del Sacro Imperio Romano Germánico, que se reconstruye en el corazón de Europa e interviene Rusia.
  • Tercero: la gran manipulación, en el siglo dieciocho. La consecuencia de la lógica de los dos elementos anteriores conduce, inexorablemente, a una gran alianza alternativa que deviene otro orden global, que acaba de reconstruir la historia en su totalidad hasta el siglo dieciocho, destinando todos los medios necesarios para lograr su consecución. A partir de entonces, se impone la especulación deliberada de la historia, y se construyen los numerosos anacronismos y contradicciones que se mantienen hasta el siglo veintiuno. Sobre un mapa mental histórico extremadamente manipulado, se da paso a las academias de historia y a una arqueología mal informada que no cesa de errar en su actividad.
  • Cuarto: el pueblo judío, de los siglos quince al diecisiete. Como consecuencia de los tres elementos anteriores, se concluye que el pueblo hebreo hace referencia a todos los pueblos que entran en comunión con Egipto, en los siglos catorce y quince, y que uno de ellos es el pueblo judío que, proveniente de Georgia, se enlaza con el linaje del gran kan y da lugar a la Casa de Salomón, cuya máxima autoridad se debe al linaje del Preste Juan, a través del cual se vincula con todas las monarquías europeas y los emperadores de Grecia, que se asientan en Constantinopla y Trebisonda. Pero este linaje judío imperial no es principal, como lo describe la crónica de Moisés, que se asimila a un ahijado del Faraón, que en realidad no es hijo suyo. En todo caso, adquiere grandes poderes y disfruta de privilegios, asumiendo funciones financieras y sacerdotales al servicio de la nueva Ley de Dios, pactada en Egipto. Representan el verdadero Imperio Romano, los siglos quince al diecisiete, siendo su ejército el de la Orden del Templo de Salomón.
  • Cinco: los poderes del Papa y los del Preste se fusionan en el siglo dieciocho.

Gracias a estas cuatro piezas se comprende mejor de qué modo la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy se integra en la historia medieval de Occidente, y su tránsito a la centralidad que adquiere con motivo del inicio de la mal comprendida y según como cruel colonización. Pero cada uno de estos elementos, cuando se desglosa, adquiere una complejidad que es difícil de resumir, y, por tanto, de transmitir. Por esta razón, el desglose es paulatino, necesariamente, y sigue un planteamiento comedido, pero requiere de gran atención. De lo contrario se corre el riesgo de entrar en un estadio de confusión, por las múltiples lógicas que se manejan.

Respecto al primer elemento:

  • La etapa de paz y equilibrio relativo entre Oriente y Occidente, que Fomenko y Nosovskiy identifican entre los siglos quince y diecisiete, se asimila a una era de paz correspondiente a las consecuencias de un tratado de paz entre dos combatientes, y corresponde al Arca de la Alianza (de Salomón) que se describe en el capítulo 11 del Apocalipsis.
  • El Arca se sitúa en el año 1486 real que describe el libro del Apocalipsis. Con este pacto, se sella el encargo de la expedición ordenada del pueblo de Dios a la Tierra Prometida, llevando consigo las Tablas de la Ley, de Moisés, o la construcción del Santo Sepulcro de Gengis Kan en Jerusalén, y con él se crea la autoridad del Preste Juan. Dicho sepulcro será usurpado por los cultos a Cristo y a Mahoma, siendo ambos reflejos del poder imperial al que se rinde culto, antes de su mutación que los convierte en profetas. Por otro lado, este nuevo templo es compatible con el significado que la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy otorga al gran templo de Hieros, ante Constantinopla, que significa “sagrado”. Pero adquiere varios matices. Por un lado, tiene todo el sentido que fuese la ciudad sagrada del imperio, hasta entonces. Por otro, es razonable pensar que, con motivo de la paz sagrada acordada, dicha autoridad se mantuviese, en cierto modo. Pero los mapas medievales, anteriores a la constitución política de la Edad Moderna, muestran todos ellos al Santo Sepulcro (sin mencionar ni a Jesús ni a Mahoma), y en ninguno de ellos aparece Hieros. Quizás sea debido a su condición sagrada, o no.
  • El Apocalipsis y otros textos sitúan los hechos que preceden al Arca en el siglo trece, coincidiendo con los hechos de la Batalla de Troya que identifica la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy. Pero, de acuerdo con la lógica de la historia resultante, se considera que los hechos del siglo trece oficiales se corresponden a hechos acaecidos desde finales del siglo catorce real hasta el siglo quince.
  • Por esta razón, el cristianismo apostólico no empieza sobre hechos que ocurren en el siglo doce, sino sobre hechos que ocurren entre los siglos catorce y quince, coincidiendo con la Batalla de Kulikovo y la posterior ocupación de Constantinopla, pero en el sentido que se le da en el siglo trece, es decir, como una alianza entre los poderes del gran emperador Paleólogo (que en realidad se refiere al gran kan), y los nuevos poderes del Templo de Salomón, tutelados por el Imperio de Trebisonda y el Reino de Georgia, en Oriente, y por Aviñón en Occidente, desde donde se expande hasta las islas británicas, estableciendo una capitalidad en Escocia, en donde se dirige buena parte de una expedición escita, proveniente de Tartaria, tal como desarrollan Fomenko y Nosovskiy.
  • El gran éxodo de Troya, que la historia antigua sitúa a tiempos inmemoriales, antes del Reino de Israel bíblico, tiene lugar entonces, en el siglo quince real.
  • La cruzada de 1204 y la ocupación de Constantinopla de 1260 se deben asimilar a la Batalla de Kulikovo de 1380 (y sus consecuencias) y a la posterior ocupación de la capital en 1453.

Así pues, la reconstrucción de la Cronología X-185 unifica los episodios del siglo trece con los del quince. Esta es la primera principal modificación que la línea X-185 propone, respecto a la desarrollada desde Moscú. Por tanto, se comprimen aún más las historias real y sagrada, y el siglo quince es el instante en el cual tiene lugar el establecimiento definitivo del linaje del pueblo de Dios, haciéndolo coincidir con la paz sagrada del Arca de la Alianza y todo lo que representa. Por esta razón, sitúa los hechos de la Batalla de Troya (según Fomenko y Nosovskiy entre los años 1204 y 1261) a los alrededores de la Batalla de Kulikovo (año oficial de 1380 y posteriores, hasta mediados del siglo quince), por lo que Constantinopla deviene la capital de un Imperio dual, coincidiendo con la ocupación oficial, del año 1453, por parte de Mehmet (Mahoma). Pero, en realidad, es alrededor de esta fecha que debe entenderse la Batalla de Troya.

De este modo, la Cronología X-185 encuentra otro salto cronológico, respecto a los detectados por la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy, en este caso de 185 años, que tiene lugar hasta dos veces. En base a esto:

  • Estos dos siglos, desde finales del quince a la mitad del diecisiete, se corresponden con la historia oficial de los siglos trece al quince, que con un salto de 185 años habrían quedado atrás en el mapa cronológico. Coincide con la etapa de los años 1260 a 1453, correspondiente al pacto oficial entre los Genoveses y el Imperio de Nicea por el control del Imperio Romano de Constantinopla. 
  • Esta alianza es el Arca de Salomón. El Arca se custodia en Etiopía, y allí se implanta el poder del último Gran Kan: el Preste Juan de las Indias, siendo el líder espiritual del mundo hasta el siglo diecisiete. Se corresponde con la implantación de la Casa Imperial de Etiopía, que se proclama descendiente de los reyes Salomón y Saba, en el año 1270 oficial.
  • El pacto del Arca va acompañado de varios matrimonios, entre ellos el de una princesa de Oriente con un rey de Europa Occidental, que dará pie a la gloria de María Magdalena y a su descendencia monárquica, con dos linajes principales, los Anjou y los Aragón. De este mito y del Arca nace la gloria del profeta Jesús gnóstico, del Buda y del Krishna, así como del Horus egipcio y de Mahoma. Este episodio se describe en el capítulo 12 del Apocalipsis. A su vez, de este linaje se deriva la leyenda medieval del Grial, y en realidad hace referencia a la epopeya de este linaje imperial que se desplaza hasta las islas británicas, implantando allí la estirpe y los dominios de Escocia, Inglaterra e Irlanda que la Nueva Cronología ubica, también, entre los siglos quince y dieciséis.
  • Juntamente con el Arca, se asienta el pueblo sarraceno hasta el norte de la península Ibérica, y es en este contexto cuando se crea el Reino Nazarí de Granada.

Respecto al segundo elemento:

  • La expansión otomana que ocasiona la ocupación de Trebisonda, Constantinopla, Grecia y Georgia tiene lugar en el siglo diecisiete real, y a finales de siglo hasta los inicios del siglo dieciocho es cuando se debe comprender la toma de posesión otomana de Egipto hasta Etiopía, y este último episodio ocasiona la chispa de la colonización bajo la autoridad inicial del Papa de Roma, que asume los poderes del Preste Juan.
  • Las luchas europeas para el control de Italia, Castilla, Aragón, Portugal, Inglaterra, Escocia, Irlanda, los Países Bajos, Borgoña, el Imperio Germánico, Rusia y el resto de poderes eslavos, de los siglos trece al quince, conviene entenderlas entre los siglos quince y diecisiete.
  • Paralelamente, se desmantela el orden salomónico en Europa y, rompiendo con el Arca, desde allí se inicia el proyecto colonial sin considerar debidamente a la autoridad otomana.

Es decir, del siglo quince oficial se pasa al diecisiete, y debe comprenderse que este espacio intermedio fue realmente una reconstrucción literal, impuesta a posteriori, que mezcla medias verdades que son todas ellas duplicidades, junto con un relleno artificial generalizado, de forma especial entre los hechos de 1540 y de 1677.

Entonces, entrando en más detalle:

  • Se concibe un nuevo Imperio Romano, que se convertirá en el Sacro Imperio Romano Germánico, el cual competirá con los Aragón contra los Anjou para el control de España y de Italia, hasta el 1715 (en el caso de España) y el 1719 (en el de Italia). En este proyecto se interviene la casa rusa de los príncipes de Moscú y allí se implantan los Romanov, en un proceso de intrusión que combate a los grandes kanatos jázaros hebreos que se encuentran en estas tierras, y se reocupa toda Siberia, hasta llegar a Norteamérica.

Pero éstas no son sus principales consecuencias. Resultado de la investigación, se concluye que:

  • En el siglo diecisiete decae el poder del Arca y los dos bloques entran en conflicto. Como resultado, aparece un reequilibrio de los poderes y el icono de Jesús muta hacia un Cristo mesiánico, mientras que el Preste se transforma en un Papa católico y romano. Cuando cae el Preste cae Babilonia, que es El Cairo, y nace el Vaticano en su sitio. Desde entonces, la Casa Imperial de Etiopía no representa al Preste, y su autoridad se transforma en la de Juan el Bautista.

Además, el año 1307, cuando representa que el rey de Francia interviene y desmantela la Orden del Templo de Salomón, hay que entenderlo en el año 1677, con un salto de 370 años, dos veces 185. Y, por otro lado, el año 1492, cuando se cree que Colón llegó a las costas del Caribe americanas, hay que entenderlo también en el 1677. Es decir, habría un doble salto de 185 años, que re-contextualiza los poderes de la Orden del Templo de Salomón, tanto respecto a los poderes de la República de Génova como a los hechos reales del siglo diecisiete. Es decir:

  • En el año 1677, después de décadas en crisis, el rey de Francia interviene la Orden del Templo de Salomón en su territorio, y se apropia de las rutas establecidas hasta el Caribe, de donde provienen grandes cantidades de oro, provocando el desafío en las órbitas catalana e italiana. Como resultado, desde Roma y Barcelona se concibe la reocupación de la Orden, que adquiere la denominación de la Orden de San Juan Bautista, en honor al Preste Juan. Estos hechos, la historia oficial los sitúa 370 y 185 años atrás (en 1307 y 1492), manteniendo un patrón codificado.
  • Las luchas por el control de África y la derrota del Reino Nazarí de Granada que la historia oficial asimila a gestas del Rey Católico, Fernando de Aragón, empiezan en 1677, junto las luchas contra el Reino de Francia para el control de Italia.

Pero, exactamente, ¿a qué es debido el cambio de la Orden del Templo a la Orden de San Juan Bautista? Todo tiene un significado. El Preste Juan se convierte, en torno a los siglos quince y diecisiete, en un Gran Kan espiritual que se traslada a Etiopía para controlar el mundo desde Egipto, en una época en que se decreta el edicto que proclama el imperio de la paz y la justicia para todos, la Pax Mongólica, gracias al pacto de la paz sagrada (mesiánica) del Arca de Salomón. Es el mensaje original del Nuevo Testamento y el de los principales libros sagrados, de Europa, de Oriente Medio y de Asia. Y cuando el pacto del Arca se rompe, se construye el imaginario de San Juan Bautista en el lugar del Preste, y sus poderes se trasladan al Papa. El Preste Juan aparece de la mano del mito de Jesús-Krishna-Buda, quienes sirven para difundir un ideal basado en la paz entre los pueblos. Es su origen común, gnóstico, anterior a la transformación del profeta Jesús en el Mesías, que se asocia al proyecto católico evangelizador desde el siglo diecisiete y en especial en el siglo dieciocho. Los Reyes Magos de Oriente serían Kanes que habrían “bendecido” la aparición del “Cristo” que difunden ellos mismos, del mismo modo que lo hace el Preste, una vez transformado en el Bautista. Y la tiara de las tres coronas, que luce primero el Preste y luego lo hace el Papa, hace referencia a los tres reyes magos, todos ellos kanes, que habrían coronado al nuevo kan sacerdotal, el Preste, para gobernar a todos los emperadores del mundo.

En determinado momento histórico, que aquí se relaciona con el Apocalipsis y la fecha de su zodíaco, el año 1486 real, se crea el poder del Preste Juan, Jan o Kan, que desde entonces custodia la autoridad del Arca de la Alianza de Salomón. Su poder imperial es el del linaje del gran kan, donde el Preste Juan custodia el Arca, y, su casa renacida es la de la Casa imperial de Salomón, de Etiopía o Abisinia, que inicia su reinado, oficialmente, en 1270 (realmente, según la línea X-185, en el año 1455).

De este modo se introduce el elemento tercero, que es consecuencia del segundo, ocasionando lo siguiente:

  • A lo largo de la segunda mitad del siglo diecisiete y principios del dieciocho tiene lugar una intensa lucha por toda Europa y el Mediterráneo, que termina con múltiples tratados de paz que, conjuntamente, conducen a un acuerdo global para el reparto del mundo y la reconstrucción de la historia, borrando la gloria del Templo de Salomón y poniendo a su vez la gloria de un Cristo mesiánico.
  • Este gran pacto permite reconstruir los calendarios, pero la unificación global alrededor de un Mesías es una obra a medio hacer, y crea el celo de todos los imperios y el inicio de las leyes del régimen económico capitalista. que se impone como un orden transnacional alternativo.
  • Con la caída del Templo de Salomón cae también el prestigio del pueblo judío ante los monarcas y la iglesia cristiana, quien hace todo lo posible para convertirlo al cristianismo.
  • Paralelamente, se combate el cristianismo gnóstico en toda Europa, a cargo de la Santa Inquisición, y dicha purga ocasiona el cisma cristiano europeo entre los seguidores del Papa y el resto, que se rigen por otros preceptos. La fractura se consolida los años 1705-1720 reales (los años 1520-1535 oficiales).
  • En el siglo dieciocho se concentra el proceso de manipulación de la historia, que es cuando se hace la producción de la historia editada de los siglos quince al diecisiete. Antes, se crean los grandes mitos, los grandes orígenes de las naciones y la especulación de los calendarios, que incluyen el añadido de mil años para la gloria de Cristo y otros saltos para el resto de iconos equivalentes. En este enfoque, la producción literaria editada aparece en el siglo diecisiete. Antes, se escribe a mano.
  • En el siglo dieciocho se crean 185 años, casi dos siglos, que se añaden en el mapa histórico de Europa y de Oriente Medio.
  • La Compañía de Jesús se crea y se disuelve en el siglo dieciocho (1725-1773), y ella es la encargada de dirigir la reconstrucción cronológica y documental de la historia, con la cooperación de los poderes imperiales, que todos son conscientes de sus orígenes comunes.
  • Paralelamente, se crean las logias masónicas, que son herederas del poder de la Orden del Templo de Salomón, y desde entonces compiten y colaboran con el Vaticano para reconstruir el orden en el mundo.

Recapitulando, la Cronología X-185 no sólo comprime más la historia, sino que también sitúa la manipulación principal en el siglo dieciocho, haciéndola más reciente respecto a la que reconstruye la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy. Ésta es la tercera principal aportación que propone la línea X-185. Pero esta línea ha acabado por reconstruir un cuarto elemento o pieza fundamental: la historia o parte de la historia del pueblo judío, y del Reino de Israel.

  • Con el pulso que precede al gran pacto que representa al Arca de la Alianza tiene lugar una gran lucha que contiene a la expansión mongol que proviene de China y de Persia, y este episodio se asimila a la Batalla de Kulikovo de 1380, que la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy identifica en Rusia. Es la lucha del Rey David contra Goliat. Pero, según la línea X-185, este episodio debe entenderse de forma especial en Georgia, siendo éste el reino del Rey David, que ordena, entre otras cosas, el imperio tártaro de la Horda de Oro rusa, pero también da la gloria a la Casa de Salomón, en la medida que desde allí se construye el rearme mongol con el apoyo de fuerzas provenientes de Europa, que es capaz de vencer a Egipto.
  • Este rearme mongol en Europa está relacionado con la verdadera ocupación del continente por parte del nieto de Gengis Kan, llamado Batu-Kan, que da nombre (no reconocido), al Vaticano original. Se trata, por tanto, de un complemento que dialoga abiertamente con la reconstrucción de la historia realizada desde Moscú, que le acaba de dar significado.
  • Batu-Kan y el Rey David están intrínsecamente relacionados. El hecho que el calendario hebreo apunte al equivalente del año oficial medieval de 1240 refuerza esta hipótesis, ya que es alrededor de 1240 cuando Batu-Kan asedió Europa, según la historia oficial.

Este episodio es capital, ya que representa a la historia que enlaza la gloria de la Cruz Roja por el imperio, que ocupa militarmente Egipto con un pueblo esclavo hebreo, llamado mameluco, y que permite la consecución del gran pacto que dará los poderes al Preste Juan de las Indias, de la Casa de Salomón, que desde entonces se ubica en el Alto Egipto, en las tierras de los actuales estados de Nubia y Etiopía. De este gran pulso sale de Egipto el pueblo hebreo y sus tribus, para ocupar de nuevo el mundo, con el mandato de obedecer a un solo Dios, y uno de ellos, el judío, se traslada a su tierra natal, el Cáucaso y el entorno del Mar Negro, y a Occitania, en donde se implanta y en donde consigue su mayor progreso, y define gran parte de su identidad. Complementariamente, sin ser un tema menor, con los mongoles se armaron a los mamelucos en el Mar Negro, y ocupan Egipto, con los gitanos. Los gitanos provienen de la India, como Gengis Kan, y de Egipto, como los mamelucos. Por eso, con la caída de Babilonia (El Cairo), se embarcan a defender la amenaza turca, especialmente en España y en Rumanía y, desde el siglo dieciocho, no antes, son estigmatizados, al ser un pueblo dignificado, pero sin nación desde entonces.

De este modo, este cuarto elemento principal ubica a los poderes de Aviñón de la mano de la Orden del Templo de Salomón, y los relaciona con el poder o autoridad del pueblo judío. Por esta razón, tiene sentido que sea en 1271 que Aviñón pase a ser sede pontificia según la historia oficial, justo un año después de la aparición de la Casa de Salomón en Etiopía, y justo después de las embajadas del gran kan mongol Abaqa en la corte de Jaime I de Aragón, que la historia oficial sitúa en 1268. La finalidad de esta embajada era establecer una alianza, y, a diferencia de lo que afirma la historia oficial, tuvo sus frutos. Con ella se crearon las bases de un reequilibrio global de poderes aliados que propició el éxito del recién creado Templo salomónico. Por tanto:

  • La lucha del Reino de Dios, Israel, adquiere gran parte de su significado en Occitania, donde los judíos cultivan su mística y administran su autoridad ante los monarcas.
  • Los judíos llegan de la mano de la comunidad árabe, que se implanta en el sud de Iberia, la tierra hebrea recién intervenida, creando el Reino Nazarí de Granada.

Por esta razón, entre los siglos dieciséis y diecisiete reales florece la autoridad judía, así como el magnífico legado nazarí, en un episodio que debe entenderse, en gran medida, en el equivalente de los siglos trece y catorce oficiales, con un salto de 185 años, pero también se encuentran otros patrones, tal como se describe en el siguiente apartado.

Y, finalmente, en base a todo lo expuesto, se puede afirmar que, de alguna manera, el obispo de Aviñón, conocido como santo padre, es el representante del Preste Juan en Occidente, y su autoridad se representa con las dos llaves que se atribuyen al Papa, pero sin la tiara con las tres coronas, tal como da testimonio de ello los mapas medievales. Es decir:

  • El santo padre de Aviñón es la raíz del Papa, y el representante del Preste Juan en Occidente, hasta que ambos poderes se fusionan (en el siglo dieciocho), y el símbolo papal convierte la doble cruz bajo la tiara de la triple corona.

De este modo, se resuelve de forma definitiva el origen de la pretensiosa autoridad del Papa de Roma ante el resto de religiones, desde los siglos dieciséis al veinte oficiales, cuando en verdad debemos referirnos a los siglos dieciocho, diecinueve y veinte. Y del mismo modo, se comprende que, en el siglo dieciocho, la Orden Benedictina elaborase la biografía de casi dos mil años de papas ficticios, tal como han descifrado Fomenko y Nosovskiy.

El significado de Cristo, y de Israel, el proyecto del Reino de Dios

Además, respecto al significado de X-185, indicar que hace referencia al año 1185 después de Cristo, que según Fomenko y Nosovskiy es cuando tiene lugar el martirio del emperador Andrónico Comneno, de Constantinopla, que la historia oficial sitúa en esa fecha. Pero, según la línea X-185, dicho episodio conviene interpretarlo. Honora la elevación a la categoría de Dios del primer líder egipcio que inició el periplo de su expansión, según el ritual del Libro de los Muertos. El significado es el mismo en ambos planteamientos, ya que Fomenko y Nosovskiy también lo interpretan del mismo modo, asimilando este episodio con la muerte de Alejandro Magno y con la fecha del zodíaco de Denderah (custodiado en el Museo del Louvre) dedicado al dios Osiris, cuya datación corresponde al 21 de marzo de 1185. La diferencia recae en la interpretación que se le da a esta fecha simbólica a la hora de construir el mapa cronológico oficial, que ha llegado a nuestros días. De acuerdo con esta revisión, el origen de Cristo procede de la tradición egipcia, pero se transforma con la glorificación de su resurrección en la forma que se le da con motivo del Arca de la Alianza, en el siglo quince real. Cuando esto ocurre, Osiris muta y se mantiene en Egipto, pero Horus renace de él en la forma de un emperador que adquiere diversos nombres: Jesús, Mahoma, Buda o Krishna, y con ellos se crean varias escuelas espirituales, que se custodian bajo la autoridad sacerdotal del Preste Juan, de la Casa de Salomón. De este modo, se retoma la reconstrucción de la fractura religiosa que, según la Nueva Cronología de Formenko y Nosovskiy, se inicia entonces, y se le da otra interpretación. Antes, se desarrolla el culto a la tradición politeísta, que persiste hasta el siglo diecisiete real, y es entonces cuando se inicia su deliberada destrucción. 

Es decir, sin lugar a dudas, el mito egipcio de Osiris que culmina con la resurrección de Horus se refiere a la larga batalla de Troya, que la Nueva Cronología de Fomenko y Nosovskiy sitúa entre los años 1204 y 1260, y la línea X-185 entre los equivalentes 1380 y 1453. Y esta batalla tiene que ver con la leyenda de David contra Goliat, y con la de París y Elena, y otras muchas más, tal como apuntan Fomenko y Nosovskiy y esta investigación. La cuestión que se debe comprender es todo lo que representa para el relato bíblico.

Tal como descifra la línea X-185, según la narrativa simbólica del libro del Apocalipsis, el Arca de la Alianza del Templo de Dios aparece cuando los ángeles anuncian la llegada de su Reino, según describe el capítulo 11, y este mismo capítulo describe la coronación de los poderes del Preste Juan, que pasa a gobernar sobre dos testimonios que representan a Oriente y a Occidente. Este episodio se ubica en el año 1260, y precede a la llegada de Cristo, de modo que deja la evidencia explícita de su relación con la historia oficial del siglo trece, que aquí se reconstruye y se desplaza al siglo quince real. Pero lo que es relevante, a efectos de comprender su verdadero significado, es el mensaje que se desprende del texto apocalíptico. Realmente, solo se anuncia la llegada del Reino de Dios, pero se deja claro que falta profetizar por todo el mundo, para que se haga realidad. Antes tiene lugar una gran lucha que marca un antes y un después, tal como se describe en el capítulo 10 del Apocalipsis. Es la victoria del ingenio y la sabiduría contra la brutalidad, es decir, el hito de David contra Goliat. Y este episodio ocurre justo antes del año 1260 oficial, trasladando los hechos al epicentro de la epopeya mongol en Europa que honora el pueblo judío en su calendario hebreo, antes de añadirle 5000 años, más 185 con connivencia con los designios de Roma.

Éste, éste es el verdadero significado de Israel, la lucha del pueblo de Dios que, como se ha resaltado, adquiere uno de sus principales logros en Occitania, donde domina la autoridad judía y desarrolla sus principales obras, la Cábala y la Zohar, bajo la influencia catalano-provenzal, en tiempos de la Orden del Templo de Salomón.

A modo de resumen, resaltar que la época de los grandes emperadores, ya fueran faraones, césares o khanes, se ubica entre los siglos trece y quince, mientras que el origen de los dioses y el culto a los símbolos divinos es anterior y evoluciona junto a ellos. Según la línea X-185, el poder de Cristo y el de todos los grandes profetas es el del Horus egipcio, después de haber adquirido la autoridad del dios Sol, Helios, Theos o Zeus en la cosmovisión griega y la del Dios Ra-Amon, o Amon-Ra, suplantando al propio Osiris. El Horus Cristo es a quien la diosa Isis hace resucitar para transformarse eternamente en Dios. Pero a lo largo del tiempo adquiere diversas formas, como el Cristo gnóstico, el Buda y el Krishna, alrededor de las diferentes áreas de influencia asociadas a poderes o alianzas geopolíticas. Mahoma, que desde sus inicios honora a Jesús, se asimila a él como el profeta imperial. En honor de ambos se crea, simbólicamente, el Santo Sepulcro en Jerusalén, a la par que se rememora al gran Gengis Kan, el abuelo de Batu-Kan. En honor a este insigne emperador se construye la gloria del Reino de Dios, entendido como un único y omnipotente gran soberano al que rendir culto.

Andreu Marfull Pujadas
6 de Octubre de 2019
Revisado el 27 de enero de 2020

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s