¿Qué tiene Sigena que interese tanto a los aragoneses?

on

Imagen anterior: coronación de María, con la Tiara Papal, en los murales de Santa María de Sigena.

¿Qué tiene Sigena que interese tanto a los aragoneses?

En este artículo se expone una explicación (extraoficial) del valor simbólico del patrimonio de Sigena en la Historia del Cristianismo (y de la invención de la Biblia).

PRESENTACIÓN

Desde hace unos años existe un litigio entre el gobierno de Aragón y la Generalitat de Cataluña para la custodia de bienes procedentes del Monasterio de Sigena. Sigena se encuentra en territorio aragonés pero a lo largo de los siglos forma parte de una estructura provincial dirigida desde Tarragona, siguiendo el patrón del gobierno territorial del Imperio Romano. Se trata de un monasterio de la Orden de San Juan, que históricamente se dirige desde San Gilles, junto a Montpellier, y que en la órbita de la Corona catalanoaragonesa se dirige desde el Gran Priorato de Cataluña (el único Gran Priorato de la Corona). Este punto hay que entenderlo bien, es decir, hay que comprender qué es Cataluña en la Edad Media y qué papel tiene en el control de la Orden de San Juan.

Por un lado, la Orden de San Juan tiene su sede oficial en Jerusalén, pero está dirigida desde tierras occitanas en Europa Occidental, junto a Aviñón, donde concentra todos los poderes que, a partir del siglo XIV, se unen al patrimonio de la Orden del Templo de Salomón. Por otro, se encuentra tutelado desde Tarragona, capital eclesiástica del noreste peninsular (hasta Galicia), que a su vez se encuentra dentro del Principado de Cataluña (el único principado de la Corona) y del Gran Priorato de Cataluña (único gran priorato de la Orden de San Juan en los dominios de la Corona). Asimismo, tiene una gran singularidad, se trata de un monasterio femenino y honra al Rey Pedro el Católico, el estandarte de la iglesia católica (oficialmente) y un personaje que, según la reconstrucción que ofrece la investigación de la Nueva Cronología (o NC) dirigida desde Moscú, dialogaría con San Pedro. Como apunte de interés, aparte del apodo “católico”, se encuentra el hecho de que oficialmente se casa con la hija una emperatriz helénica (Eudoxia Comnena), de nombre María, que la historia oficial nos dice que se encuentra enterrada junto con Petronila, la hija del apóstol San Pedro, en la Basílica de San Pedro del Vaticano. Según esta reconstrucción (de la NC), María podría ser hija de Cristo, de un emperador romano (de nombre Andrónico Comneno) que la Iglesia habría transformado en la leyenda de Jesús, y con su marido habría reconstruido el proyecto cristiano imperial en Europa Occidental, dando pie a los mitos y leyendas del “padre” de la Iglesia Católica y de la “madre” María, originalmente equivalente a María Magdalena. Es decir, Pedro el Católico y María de Montpellier podrían representar, simbólica e históricamente, a San Pedro y a María Magdalena. El mito merovingio, la crónica que ofrece la NC y el imaginario benedictino y sanjuanista que se articula en esta tierra, junto con la peculiar proximidad oficial entre María de Montpellier y San Pedro, dan cobertura histórica (y simbólica) a este supuesto. En este enlace se profundiza en las múltiples y robustas evidencias que apuntan a esta relación inequívoca:

http://chronologia.org/sp/articulos/20161116_quien_fue_maria_magdalena2.pdf

El hecho de que en Zaragoza se encuentre la Virgen del Pilar, y allí se encuentre también la princesa bizantina Eudoxia Láscaris, añade valor simbólico. Asimismo, el hecho de que Zaragoza incorpore el nombre de Sara, la Faraona que fue la esposa de Abraham (y que podría ser también María Magdalena, transcrita en la Biblia como una faraona egipcia), le añade más interés. De lo contrario, el hecho de que cerca de allí, en la Ribagorza aragonesa, el Opus Dei construya su Santuario oficial (en Torreciudad), todavía le añade más misterio. Monzón (o Monte Sión), a medio camino de Sigena y Lleida y gran fortaleza templaria, complementa el reparto geográfico de estas poderosas sudes o capitales. Entre Lleida y Zaragoza se concentra, por tanto, una tierra de alto valor simbólico, comparable a la Tierra Santa de Palestina.

Pero vayamos por partes. Oficialmente el motivo de la disputa no es simbólico, al menos en el sentido que aquí se le da. ¿Cuál es?

Actualmente, parte del patrimonio original del Monasterio se encuentra en el Museu de Lleida (que integra un consorcio público y religioso) y el MNAC, el Museu Nacional d’Art de Catalunya que se encuentra en la colina de Montjuïc (o Monte Judío), en Barcelona. Lleida (Ciudad de la Ley?), Como sede de la primera Universidad de la Corona y gran archidiócesis de referencia, y Barcelona, ​​como capital política, económica y financiera de la Corona durante siglos, son dos lugares apropiados para su mantenimiento y exposición. Pero, ¿cómo ha llegado hasta allí? Esto sucede en el siglo XX, y en el XXI se reclama su devolución. El traslado se enmarca en una praxis habitual, común en otros lugares, pero en este caso se ha transformado en un pulso simbólico de carácter político.

RESUMEN DEL TRASLADO DE SIGENA AL PRINCIPADO

En motivo de los ataques que sufre la iglesia a los inicios del siglo XX, y coincidiendo con la emergencia del valor del arte románico medieval, se promueve el traslado de murales de iglesias y ermitas a Barcelona, ​​para su conservación. Este es el caso de los murales del Monasterio de Sigena, que es atacado por anarquistas en 1936 y, como reacción, el arquitecto e historiador Josep Gudiol dirige la empresa de extraerlos antes de que sea demasiado tarde. Desde entonces se custodian en el MNAC, el principal museo del mundo en arte románico, donde son expuestos y preservados. Al parecer, a lo largo del siglo XX se ha negociado esta custodia con las propias monjas de Sigena, que han obtenido a cambio importantes sumas de dinero, junto con la venta de otros objetos que, desde los años 60 (en tiempos de Franco) se trasladan a Lleida y al mismo MNAC. Hasta el siglo XXI esta situación ha sido aceptada por las partes, pero desde 2012 el Gobierno de Aragón, con el apoyo político y judicial del Estado y la pasividad (colaboración) de la Conferencia Episcopal Española, se ha propuesto llevárselo de nuevo a Sigena, a cualquier precio.

LITIGIO POLÍTICO EVIDENTE

¿Por qué es polémico? La polémica nace con la política de difamación de la catalanidad que se impulsa en el siglo XXI, por parte del estamento político y judicial unionista que se niega a conceder el estatus de nación a Cataluña y, en especial, a prestigiar a la lengua catalana. Se trata, sin duda, de un litigio político con connotaciones simbólicas nacional-católicas, que destapa un pasado incómodo. Concretamente, este litigio se ve alimentado por una desafección histórica entre Aragón y Cataluña, que se ve ampliada por el desafío del pueblo catalán en España, resultado del ataque al Estatut y al catalán que se orquesta desde Madrid. Aunque no es un tema consensuado, se acumulan muchas razones para apuntar a que se trata de una consecuencia de la manipulación de la Historia de España, así como de la leyenda de la Corona de Aragón, que la historiografía española ha querido alimentar para el desprestigio de la catalanidad. El Estado español no reconoce el pasado republicano de la Corona catalanoaragonesa, ni la unidad de la lengua catalana ni, muy especialmente, el liderazgo catalán del Principado (y Gran Priorato) de Cataluña, en España y en Europa Occidental hasta la Edad Moderna. En estos enlaces se habla abiertamente de ello:

https://andreumarfull.com/2017/11/17/la-nueva-cronologia-global-de-la-historia-de-los-catalanes/

https://andreumarfull.com/2017/11/22/la-invencion-de-espana/

La última muestra, evidente e incuestionable, es el expolio sin aviso y premeditado que, amparándose con la intervención unionista que “legitima” la aplicación del artículo 155 de la Constitución Española, en plena campaña electoral impuesta por el Estado español y autorizada por el Rey, realiza la Guardia Civil en el Museo de Lleida, de madrugada, la noche de los días 10 y 11 de diciembre de 2017. En una posición de franco abuso de la autoridad, lamentable y señal de una falta de ética democrática de gran magnitud, el Estado aplica un “golpe bajo” a la Generalitat y a la moral catalana.

CONCLUSIÓN

Es difícil, controvertido y temerario hacer una valoración concluyente de este extraordinario rompecabezas. Pero si hay una es ésta:

La Historia y la Cronología han sido deliberadamente manipuladas, y nos ha dejado escrito un pasado simbólico. Parte de este pasado es la leyenda del nacimiento de Jaume I, de sangre imperial Comneno, hijo de Pedro el Católico y María de Montpellier. Extraoficialmente, él sería el hijo del imperio en Europa Occidental, Santiago el apóstol, y sus padres el apóstol San Pedro y María Magdalena. Resultado de un trabajo de investigación, sin embargo, su instante histórico real no se encontraría en el inicio del siglo XIII, sino a finales del siglo XV. Concretamente, 33 años después de la caída de Constantinopla, que representa la resurrección del Imperio con una nueva Arca de la Alianza. Sería el año 1486, el año oculto en el zodiaco representado en el Apocalipsis, que la NC ha documentado ampliamente [fuente: http://chronologia.org/en/seven/chronology1.html]. La Profecía o Arca del Pacto (como se conoce en inglés), explican el nacimiento de Jaume, el niño que en el Capítulo 12 nace de la “mujer”, provocando la exaltación del dragón (la “bestia”). Este sería el símbolo del dragón del casco de Jaume I, que a su vez sería el casco del rey de Hungría, que en el siglo XIV funda (oficialmente) la Orden del Dragón. El nacimiento es la consecuencia del Arca de la Alianza que concluye el capítulo 11 del Apocalipsis, o Profecía o Pacto. Es el Arca de la Alianza de Salomón, que custodia el Preste Juan en Etiopía, concretamente en Abisinia, y que en el siglo XXI se encuentra custodiado por la Orden de Santa María de Sión de Axum, y por el emperador (en el exilio) de Etiopía, descendiente del último Gran Khan, el Preste Juan. La Profecía habría sido escrita por Juan (por el Preste Juan) y anunciaría esta lucha que, con el tiempo, se convertiría en una lucha entre los poderes monárquicos del mundo que los caballeros, los Templarios (del Templo de Salomón), custodiarían eternamente, bajo el liderazgo del caballero del caballo blanco, el ángel de Jesús que concluye la Profecía y que equivaldría, simbólicamente, al mito de San Jorge.

Haciendo una lectura complementaria. Sería entonces cuando se desvincularía el liderazgo de un gran emperador del símbolo Cristo, que se convertiría un icono, y comenzaría un pulso entre monarcas, que desde entonces competirían por el poder. Hasta entonces, ellos serían la palabra de Dios en la Tierra. ¿El motivo? Es sencillo. Se instaurarían los poderes por el mundo, siendo todos ellos descendientes de un proyecto común, pero ninguno de ellos sería superior a los demás. Por este motivo se pondría fin a la figura del Gran Khan, que se transformaría en tres poderes: emperadores o sultanes terrenales, el Preste Juan y Cristo. Se crearía el icono de Cristo, el Preste Juan lo custodiaría en el Alto Egipto y aparecería el imaginario del Nuevo Testamento, en su versión original, gnóstica. La “bestia” del Apocalipsis describiría la lucha entre emperadores o monarcas, por el control del mundo, una vez se les extraen el poder eterno de Cristo. Este sería, por tanto, el verdadero significado de la “profecía”, aquí revelada (?).

El Preste Juan (y después el Papa de Roma) sería elegido por los tres Khans o Reyes que crearían el icono de Cristo (los verdaderos Reyes Magos) y luciría las tres coronas, en su honor. Las tres coronas de los Reyes Magos serían la triple corona de la actual tiara papal. Ellos adorarían a Jesús, o mejor dicho lo diseñarían, para mantener la autoridad espiritual que les habría sido concedida por un proyecto sacerdotal, de raíz egipcia, hebrea y romana. Esta explicación, aparentemente contradictoria, se encuentra descrita “literalmente” en un manuscrito que está en la Biblioteca Nacional de España, que se puede consultar en la página 7 del Volumen I, accesible desde este enlace: http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000135656&page=1 [Consulta 12 de octubre de 2017]. Para quien quiera acabar de entenderlo que explore los fundamentos de la NC y, entrando en detalle, que lea después las crónicas oficiales del Gran Khan, difundidas desde el siglo XIX.

Ésta sería la razón no reconocida de la exaltación del nacional-catolicismo español, del Vaticano y de las fuerzas simbólicas que han edificado los poderes ocultos a la opinión pública, referentes al legado de Santa María de Sigena. Sigena, o “sexta” (Sixena se equipara a “sisena”, en la lengua original catalana), sería el seis, el número imperfecto (casi siete) de la “mujer” del Apocalipsis.

De ahí que el mural de Sigena represente como el Cristo (el ungido) corona con la Tiara Papal o del Preste Juan (la triple corona que comparten ambos, evidente en los mapas antiguos) a una mujer: María, la fundadora de la Iglesia que, desde el 1486, resultado de un “pacto”, se convierte en el símbolo de las “vírgenes” del Cristianismo.


Coronación de María por parte de Cristo, en el MNAC, procedente de Santa María de Sigena.

La Historia, pero, manipulada, la haría Virgen María, ocultando el hecho de que, realmente, habría sido el mito de María Magdalena, la Magna Helena, la emperatriz, que reconstruye los poderes del Imperio Cristiano del Khan Preste Juan en Europa Occidental. San Pedro sería honrado por María, en el Vaticano, y su cuerpo simbólico se trasladaría al Monasterio de Santa María de Sigena. Sería, por tanto, una parábola simbólica que uniría Tierra Santa (Egipto y Palestina) y Roma con el mito de Aragón, en Sigena, resultado de una manipulación o reconstrucción simbólica de primer nivel. Por ello se habría transformado la Virgen del Pilar en la patrona de la Hispanidad y el Opus Dei habría situado, en estas tierras, su Santuario Mundial, en el siglo XX.

Inicialmente, esta iconografía habría representado un proyecto femenino para un nuevo orden mundial, simbólico, que, resultado de múltiples manipulaciones, se habría transformado en el patrón masculino, jerárquico y patriarcal, del poder de la Iglesia Romana.

Andreu Marfull
12/11/2017

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

w

S'està connectant a %s